...

Aprende la diferencia entre albarán y factura

Imagina cerrar una venta y enfrentarte a la duda de qué documento emitir: ¿Albarán o factura? Muchos confunden estos términos o los creen sinónimos, pero jugar con ellos incorrectamente podría tener consecuencias importantes. 

En este artículo que preparamos en Ferpec, exploraremos en profundidad qué es cada uno, sus diferencias clave y la importancia de su uso adecuado en el mundo de los negocios.

Diferencia entre albarán y factura

¿Qué es un albarán?

El albarán es un documento mercantil ampliamente utilizado en el ámbito del comercio para hacer constar la entrega de una mercancía o prestación de un servicio. Este documento sirve como prueba material de que la transacción entre el proveedor y el cliente se ha efectuado correctamente y suele requerir la firma del receptor para confirmar la recepción de los productos o servicios contratados conforme a lo convenido.

La principal diferencia entre albarán y factura es que, mientras el albarán acredita una entrega o un servicio, la factura representa una obligación de pago y cuenta con validez fiscal.

Definición albarán

El albarán qué es: es un documento comercial que actúa como constancia de la entrega de productos o servicios.  Se necesita utilizarlo cuando se realizan las entregas o prestaciones, y este, debe ser emitido por el proveedor o vendedor, al cliente. 

Los albaranes detallan qué productos o servicios fueron entregados, la cantidad y su estado, en el momento en que se concretó la entrega.

Función del albarán en una transacción comercial

La función principal del albarán es confirmar que la entrega de productos o la prestación de servicios se ha llevado a cabo satisfactoriamente, de acuerdo a lo pactado entre las partes. 

Es un documento que atestigua la conformidad del cliente con los bienes recibidos o los servicios realizados. Además, el albarán también sirve de respaldo en caso de posibles discrepancias, reclamaciones o devoluciones.

Importancia del albarán en la entrega de productos o servicios contratados

El albarán juega un rol crucial en la logística y gestión de inventario, permitiendo llevar un seguimiento de los productos que han sido entregados y aquellos que aún están pendientes. 

Es una herramienta que ayuda tanto al proveedor como al cliente a mantener un control metódico de la mercancía, desde el punto de salida hasta la llegada a su destino. Por último, aunque no es un documento obligatoriamente conservable por ley, su importancia está en que puede ser utilizado para acreditar ciertas características de la operación si fuera necesario.

¿Qué información contiene un albarán?

¿Qué es el albarán? Es un documento fundamental en el proceso de entrega de productos o servicios.  Contiene información detallada que actúa como evidencia de que la entrega se ha realizado de manera correcta y acorde con los términos que se hubieren acordado entre el proveedor y el cliente.

⇒ Nombre y datos del proveedor: los albaranes comienzan con los datos completos del proveedor, como su nombre o razón social, dirección, número de identificación fiscal (NIF o CIF), y otros detalles de contacto.

⇒ Nombre y datos del cliente: a continuación, se registran los datos del cliente al que se destina el albarán. Esto abarca su nombre o razón social, dirección, número de identificación fiscal (NIF o CIF), y otros datos de contacto importantes.

⇒ Fecha de entrega: la fecha y nota de entrega es un dato crítico que indica cuándo se realizó la entrega de los productos o servicios. Este elemento es vital, para determinar plazos y cumplir con las condiciones que se hayan acordado.

Albarán y factura

⇒ Descripción detallada de los productos o servicios entregados: el albarán debe llevar una descripción precisa, de cada uno de los productos o servicios que hayan sido entregados. Esta descripción, notas de entrega, incluye el nombre o código de los productos, así como una descripción de los servicios prestados.

⇒ Cantidad de productos o servicios: junto a la descripción, debe indicarse la cantidad de productos entregados o, en el caso de servicios, vale especificar la duración o la cantidad de unidades del servicio.

⇒ Estado de la mercancía (si es aplicable): en casos en las que los productos entregados se encontraran en condiciones especiales, como por ejemplo, algún defecto, el albarán puede incluir un apartado especial para dejar sentado el estado de los productos, al momento en el que se concretó la entrega. Esto es fundamental para evitar conflictos o reclamos posteriores.

⇒ Firma de quien recibe la entrega: para certificar la recepción de los productos o servicios, el albarán incluye un espacio para que firme quien reciba la entrega. Dicha firma cumple el rol de comprobante de que la entrega se realizó de manera correcta y que el cliente acepta los productos o servicios en las condiciones especificadas.

¿Qué es una factura?

La factura es un elemento fundamental en el ámbito comercial y financiero de cualquier empresa.  Tiene, la factura, el poder de establecer formalmente la obligación de pago que tiene el cliente. Así es como se convierte en un elemento fundamental,  para mantener garantías financieras y llevar un control y seguimiento preciso de las operaciones comerciales.

Definición de factura

La definición de factura es concreta: es un documento mercantil de validez fiscal que acredita la realización de una operación comercial. En este documento se especifica el precio acordado por los productos o servicios ofrecidos por el proveedor y es obligatorio para cualquier empresa o profesional, siendo la prueba definitiva de cada operación económica realizada. 

Por sus características fiscales, las facturas deben ser conservadas al menos cuatro años, dado que son inspeccionadas por la Agencia Tributaria.

Importancia de la factura en el ámbito fiscal

En el ámbito fiscal, la factura no solo es un documento que justifica la solicitud de pago de un cliente, sino que también es crucial para el cumplimiento de las obligaciones tributarias. 

A través de la factura, tanto trabajadores autónomos como empresas pueden deducir el IVA, distinguiéndose así de los tickets. Además, una factura ofrece una panorámica más completa de la transacción comercial que un ticket, ya que cumple con todas las normativas fiscales vigentes. 

Se emite tras la realización de la operación, estableciéndose como un componente fundamental en la fiscalidad empresarial y en la contabilidad de cualquier actividad económica.

¿Qué información contiene una factura?

Una factura contiene una serie de datos, que deben estar claramente especificados:

  • Datos del proveedor: aquí se incluyen los detalles de quién o quiénes están emitiendo la factura, incluyendo el nombre o razón social, dirección, número de identificación fiscal (NIF o CIF), y datos de contacto.
  • Datos del cliente: en este apartado, se registran los datos del cliente destinatario de la factura, e incluye su nombre o razón social, dirección, número de identificación fiscal (NIF o CIF), y datos de contacto.
  • Fecha de emisión: la fecha en que se emite la factura es determinante a la hora de establecer los plazos de pago y otros aspectos relacionados con la operación comercial.
  • Descripción detallada: aquí se detalla con precisión las características del producto o servicio entregado. Aquí se plasma: cantidad de productos o servicios, descripción de los mismos, el precio por unidad y el importe total.
  • Términos de pago y fecha de vencimiento: estos términos señalan cuándo y cómo el cliente debe concretar el pago. Es importante ser claro en los plazos y las condiciones preestablecidas, para evitar conflictos o malos entendidos.
  • Total a pagar: el importe total a pagar es la suma de todos los productos o servicios incluidos en la factura, y se le suma cualquier impuesto que deba aplicarse por la transacción.
  • Información fiscal: este apartado conlleva información fiscal de gran valor, como el tipo de IVA aplicado y el importe correspondiente.

La factura es emitida después de la entrega de los productos o la prestación del servicio. Su principal fin es el de dejar registrada oficialmente la transacción y establecer la obligación de pago que tiene el cliente.  Es un documento legalmente válido y puede ser solicitado a la hora de que se realicen auditorías fiscales o para el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

En resumen, la factura es una herramienta determinante en las gestiones financieras de una empresa, ya que no solo documenta las transacciones, sino que también asegura que se cumplan los términos de pagos acordados.  Mantener un registro organizado de las facturas emitidas y recibidas es indispensable si se quiere llevar una administración eficiente y solidez financiera de tu empresa o comercio.

Diferencias entre albarán y factura

Las empresas se manejan con una variedad de documentos que registran las operaciones comerciales diarias. Entre estos, dos de los más comunes son el albarán y la factura. 

Aunque a menudo se mencionan juntos y ambos están relacionados con la transferencia de bienes y servicios, cumplen funciones distintas y poseen diferentes implicancias legales y fiscales.

Naturaleza del documento: albarán como documento de entrega, factura como documento de cobro

El albarán es un documento mercantil que se utiliza para certificar la entrega de mercancías o la prestación de un servicio. No refleja el pago por los productos entregados o servicios realizados; su función primordial es actuar como prueba de que el receptor ha recibido el pedido conforme. 

En cambio, la factura es un documento de carácter fiscal que no solo detalla los bienes o servicios proporcionados, sino que también especifica el precio acordado y las condiciones de pago, incluyendo los impuestos aplicables. 

Es el documento que el vendedor utiliza para reclamar el pago y que el comprador necesita para justificar contable y fiscalmente la operación.

Validez fiscal: el albarán no tiene validez fiscal, la factura sí

Mientras que la factura es un documento obligatorio para justificar legalmente las operaciones comerciales y es de suma importancia para la declaración de impuestos, el albarán carece de validez fiscal. 

La factura debe ser conservada por ambas partes implicadas en la transacción por el periodo estipulado legalmente, ya que es susceptible de ser requerida por la Agencia Tributaria. 

Por otro lado, los albaranes, si bien son útiles para llevar un control de la mercancía entregada, por sí solos no tienen el poder de justificar una operación ante la administración fiscal.

Firma del receptor: el albarán requiere la firma del receptor, la factura no

Una principal diferencia entre estos dos documentos mercantiles es la firma del receptor. El albarán debe ser firmado por la persona que recibe el producto o servicio, sirviendo como confirmación de que la entrega se ha realizado satisfactoriamente y de que lo recibido se ajusta a lo pactado. 

Esta firma es fundamental y el documento debe ser conservado como prueba de la entrega. En comparación, la factura, que es emitida por el vendedor y enviada al comprador, no requiere necesariamente ser firmada por este último, pues su función es otra: acreditar la transacción económica y no la recepción de bienes o servicios.

Entonces, para terminar de aclarar la diferencia factura y albarán, decimos que: Mientras que la factura es una declaración unilateral del vendedor para cobrar por un bien o servicio, certificando legalmente la operación comercial, el albarán es un documento que acusa recibo de la entrega, sin implicancias fiscales, pero con la importancia de la firma del receptor como aval de la transacción.

Tabla de diferencias clave

Aspecto Factura Albarán
Validez Fiscal No
Obligatoriedad No
Conservación Mínimo 4 años (por Hacienda) Sin plazo específico
Función Acredita pago y es fundamental en contabilidad Evidencia entrega/recepción para inventario
Implicaciones Legales Documento obligatorio y con datos fiscales Documento mercantil de carácter opcional

Recomendaciones para la emisión y gestión de albaranes y facturas

Para la correcta emisión y gestión de albaranes y facturas, considera las siguientes recomendaciones.

Albaranes

  • Incluye siempre el número de albarán y los datos completos de la entrega.
  • Asegúrate de obtener la firma del receptor para validar la recepción de la mercancía.
  • Utiliza herramientas digitales para mantener organizados y accesibles los albaranes, facilitando así la gestión de stock.

Facturas

  • Asegúrate de que contengan todos los datos fiscales requeridos por el reglamento de facturación.
  • Emite la factura tras completar la operación comercial o servicio prestado.
  • Conserva las facturas al menos durante 5 años (aunque legalmente sean 4) conforme a las obligaciones contables y fiscales.

Un buen control de estos documentos mercantiles no solo garantiza el cumplimiento legal, sino que también contribuye a la buena organización interna de la empresa y a la transparencia en las transacciones comerciales de tu empresa.

Si necesitas más información, asesoramiento o plantillas de albarán y factura, no dudes en contactarnos. En Ferpec te ayudamos a tener tu negocio al día en su gestión contable y fiscal.

Preguntas frecuentes sobre albarán y factura

¿Cuál es la diferencia albarán y factura?

La diferencia, factura y albarán  radica en el momento de emisión y su propósito. Un albarán se emite antes o durante la entrega de productos o servicios para actuar como constancia de entrega y verificación de la mercancía, sin establecer una obligación de pago. En cambio, una factura se emite después de la entrega y establece una obligación de pago por parte del cliente. Es un documento contable y fiscal crucial.

El IVA es un impuesto indirecto que aplica al consumo de bienes y servicios en el país. El modelo 303 permite a las empresas declarar e ingresar el IVA correspondiente a sus actividades económicas, lo que es esencial para mantener la legalidad y la buena gestión financiera.

¿Es obligatorio emitir un albarán antes de una factura?

No siempre es obligatorio emitir un albarán antes de una factura, pero es una práctica recomendada. El albarán sirve como evidencia de que los productos o servicios se entregaron correctamente. Además, algunos clientes pueden requerir un albarán como parte de su proceso interno de control.

¿Qué sucede si emito una factura sin un albarán previo?

Emitir una factura sin un albarán previo no es incorrecto desde el punto de vista fiscal, pero es importante que la factura incluya detalles claros sobre los productos o servicios entregados y que el cliente esté de acuerdo con la información presentada.

¿Puede un albarán servir como comprobante fiscal?

Un albarán no es un comprobante fiscal válido para fines de declaraciones tributarias. Para cumplir con las obligaciones fiscales, se requiere una factura que incluya información fiscal adecuada.

¿Qué información debe contener un albarán?

Un albarán debe incluir detalles como la fecha de entrega, la descripción de los productos o servicios entregados, la cantidad y, si es relevante, el estado de la mercancía. También debe incluir información sobre el proveedor y el cliente.

¿Es posible modificar un albarán?

Sí, es posible modificar un albarán si se cometen errores o cambios necesarios. Sin embargo, se debe comunicar cualquier modificación al cliente y emitir una nueva versión del albarán con las correcciones apropiadas.

¿Cuál es la importancia de llevar un registro adecuado de albaranes y facturas?

Llevar un registro adecuado de albaranes y facturas es indispensable, para mantener el control financiero de tu empresa. Esto te ayuda a realizar un buen  seguimiento de tus ventas, las cuentas por cobrar y las obligaciones fiscales. Además, un registro exhaustivo, facilita la toma de decisiones financieras informadas y evita complicaciones legales o fiscales en el futuro. En Ferpec, Asesores para Empresas, estamos aquí para responder a todas tus preguntas y brindarte orientación sobre la gestión eficiente de albaranes y facturas. Si necesitas asesoramiento adicional o plantillas personalizadas, ¡no dudes en contactarnos! Estamos comprometidos en ayudarte a tener éxito en tu negocio.

Factura y albarán
Ferpec – Asesoría en Madrid